lunes, 21 de julio de 2014

Crear un libro en ETOYS con señalador de páginas



Acceder al documento

¿QUÉ SON LAS UTI?

Las UTI son un conjunto de actividades independientes pero pensadas todas en base a un mismo contenido.
Cuentan con una Unidad principal donde se desarrolla todo el contenido, una actividad a distancia (CREA) y un recorrido para el aula que amplía, de manera secuenciada las actividades a desarrollar. 

Ver ejemplo AQUÍ
MÁS...

martes, 15 de julio de 2014

Concurso


Concurso Más cerca del cielo

Más cerca del cielo - ¡Al lado de tu casa!

Gana premios para ti y tu maestra enviando una foto y un texto original de algún lugar u objeto que consideres con valor patrimonial para tu entorno o el país. 
Envía tu trabajo a mascercadelcielo@lapuu.edu.uy
tienes tiempo hasta el 30 de agosto.
ACCEDER A LAS BASES
Para saber màs:
facebook.com/Mascercadelcielouruguay

jueves, 19 de junio de 2014

Videos del Portal Ceibal

Acceder

Aguas corrientes
Lamparita Producciones para Plan Ceibal
Aguas Corrientes Karaoke
Lamparita Producciones para Plan Ceibal
Arquímedes y la flotación de los cuerpos
Microtime para Plan Ceibal
Biodiversidad: Los niveles de organización en plantas y animales
Microtime para Plan Ceibal
Cabo Polonio
Lamparita Producciones para Plan Ceibal
Cabo Polonio Karaoke
Lamparita Producciones para Plan Ceibal
Campo de todos
Lamparita Producciones para Plan Ceibal
Campo de todos Karaoke
Lamparita Producciones para Plan Ceibal
Casupá
Lamparita Producciones para Plan Ceibal
Casupá Karaoke
Lamparita Producciones para Plan Ceibal
El agua y sus propiedades
Microtime para Plan Ceibal
El átomo y la molécula
Microtime para Plan Ceibal

Nueva Biblioteca Digital

Acceder


¿Qué aporta la nueva biblioteca al Baúl de Libros?
Ahora tienes disponible un gran número de audiocuentos, tanto en inglés como en español, que te permitirán desarrollar la creatividad y la imaginación y te abrirán la puerta a la fantasía. ​

Podrás también acceder a videos educativos sobre diferentes temáticas, para aprender de una forma más entretenida​, y encontrarás fichas didácticas que te acercarán información acompañada de imágenes sobre determinados temas, así como una biblioteca sonora con instrumentos, paisajes sonoros, danzas y mucho más.​

Otra novedad que trae esta nueva Biblioteca Digital son los cuentos en lenguaje de señas, que ayudarán a acercar a todos.

Además, a los libros ya existentes se suma un gran número de libros de texto nuevos y una colección de literatura universal de 1.400 clásicos, que van desde Aristóteles a Shakespeare.

La biblioteca cuenta también con libros de imágenes y literatura infantil y juvenil entre la que se encuentra la selección de títulos elaborada en colaboración con la comisión Prolee.

Hay disponibles canciones ilustradas, juegos (para aprender Química, Física y otras materias) y módulos interactivos, conocidos como "libros inteligentes".​

Además de todos estos nuevos contenidos, la Biblioteca Digital significa un gran avance, ya que los materiales se encuentran diferenciados según Educación Inicial, Primaria y Secundaria, lo que facilita que encuentres lo que necesitas. Sumado a esto, puedes filtrar los recursos y realizar búsquedas.

La nueva Biblioteca Digital es más fácil de utilizar y ofrece una modalidad de uso más intuitiva, ¡no dudes en probarla!

martes, 17 de junio de 2014

domingo, 15 de junio de 2014

Screencasts

Un screencast es una grabación digital de la salida por pantalla de la computadora.

Es un programa muy ùtil para demostrar características de software o para mostrar como se realiza una tarea en un entorno específico, como es en este caso.
Se puede usar online y publicar el producto en YOUTUBE, o descargarlo en la PC para poder a su vez, descargarlo en la misma.
En el siguiente ejemplo se muestra un tutorial para crear series en PAM desde el Centro de Evaluaciòn.
En este caso no hay audio ya que el objetivo es afirmar los pasos seguidos con el maestro en forma presencial en las escuelas rurales, en la 108 y en la 38 de Florida.

Una conmovedora historia en el mundial...

Había desaparecido hace casi dos meses en el balneario de Solís, en el sur de Uruguay, y apareció en la ciudad de Porto Alegre, en el sur de Brasil, informan medios locales. Cuatro jóvenes ingleses que viajaron desde su país hasta Mendoza, Argentina, en marzo con el propósito de continuar el camino a pie hasta Brasil para asistir al Mundial de fútbol atravesaron el territorio uruguayo y a su paso por el balneario de Solís les salió al encuentro un perro de raza labrador que empezó a seguirlos. Los ingleses subieron a su perfil de Facebook fotos y vídeos del nuevo integrante del grupo. Ignacio Etchitchury encontró por casualidad una de esas imágenes y partió hacia Porto Alegre para reencontrarse con el animal y traerlo de regreso a casa.

miércoles, 11 de junio de 2014

Historietas online - PIXTON

PARA ACCEDER A CREAR Y COMPARTIR DEBES PRIMERO REGISTRARTE
Acceder

ESTADIOS del Mundial

 

Sigue ESTE ENLACE para visitar los estadios

El estadio de Eduardo Galeano

el estadio

El estadio y el Hincha

¿Ha entrado usted, alguna vez, a un estadio vacío? Haga la prueba. Párese en medio de la cancha y escuche. No hay nada menos vacío que un estadio vacío. No hay nada menos mudo que las gradas sin nadie.
En Wembley suena todavía el griterío del Mundial del 66, que ganó Inglaterra, pero aguzando el oído puede usted escuchar gemidos que vienen del 53, cuando los húngaros golearon a la selección inglesa. El Estadio Centenario, de Montevideo, suspira de nostalgia por las glorias del fútbol uruguayo. Maracaná sigue llorando la derrota brasileña en el mundial del 50. En la Bombonera de Buenos Aires, trepidan tambores de hace medio siglo. Desde las profundidades del Estadio Azteca, resuenan los ecos de los cánticos ceremoniales del antiguo juego mexicano de pelota. Habla en catalán el cemento del Camp Nou, en Barcelona, y en euskera conversan las gradas de San Mamés, en Bilbao. En Milán, el fantasma de Guiseppe Meazza mete goles que hacen vibrar al estadio que lleva su nombre. La final del Mundial del 74, que ganó Alemania, se juega día tras día y noche tras noche en el Estadio Olímpico de Munich. El estadio del Rey Fahd, en Arabia saudi, tiene palco de mármol y oro y tribunas alfombradas, pero no tiene memoria ni gran cosa que decir.

Cuando el partido concluye, el hincha, que no se ha movido de la tribuna, celebra su victoria, qué goleada les hicimos qué paliza les dimos, o llora su derrota, otra vez nos estafaron, juez ladrón. Y entonces el sol se va y el hincha se va. Caen las sombras sobre el estadio que se vacía. En las gradas de cemento arden, aquí y allá, algunas hogueras de fuego audaz, mientras se van apagando las luces y las voces. El estadio se queda solo y también el hincha regresa a su soledad, yo que ha sido nosotros: el hincha se aleja, se dispersa, se pierde, y el domingo es melancólico como un miércoles de ceniza después de la muerte del carnaval.

El hincha

Eduardo Galeano

Una vez por semana, el hincha huye de su casa y asiste al estadio.

Flamean las banderas, suenan las matracas, los cohetes, los tambores, llueven las serpientes y el papel picado; la ciudad desaparece, la rutina se olvida, sólo existe el templo. En este espacio sagrado, la única religión que no tiene ateos exibe a sus divinidades. Aunque el hincha puede contemplar el milagro, más cómodamente, en la pantalla de la tele, prefiere emprender la peregrinación hacia este lugar donde puede ver en carne y hueso a sus ángeles, batiéndose a duelo contra los demonios de turno.

Aquí, el hincha agita el pañuelo, traga saliva, glup, traga veneno, se come la gorra, susurra plegarias y maldiciones y de pronto se rompe la garganta en una ovación y salta como pulga abrazando al desconocido que grita el gol a su lado. Mientras dura la misa pagana, el hincha es muchos. Con miles de devotos comparte la certeza de que somos los mejores, todos los árbitros están vendidos, todos los rivales son tramposos.

Rara vez el hincha dice: «hoy juega mi club». Más bien dice: «Hoy jugamos nosotros». Bien sabe este jugador número doce que es él quien sopla los vientos de fervor que empujan la pelota cuando ella se duerme, como bien saben los otros once jugadores que jugar sin hinchada es como bailar sin música.

Cuando el partido concluye, el hincha, que no se ha movido de la tribuna, celebra su victoria; qué goleada les hicimos, qué paliza les dimos, o llora su derrota; otra vez nos estafaron, juez ladrón. Y entonces el sol se va y el hincha se va. Caen las sombras sobre el estadio que se vacía. En las gradas de cemento arden, aquí y allá, algunas hogueras de fuego fugaz, mientras se van apagando las luces y las voces. El estadio se queda solo y también el hincha regresa a su soledad, yo que ha sido nosotros: el hincha se aleja, se dispersa, se pierde, y el domingo es melancólico como un miércoles de cenizas después de la muerte del carnaval.


Eduardo Galeano
El fútbol a sol y sombra (1995)

Los dueños de la pelota

Eduardo Galeano

La FIFA, que tiene trono y corte en Zurich, el Comité Olímpico Internacional, que reina desde Lausana, y la empresa ISL Marketing, que en Lucerna teje sus negocios, manejan los campeonatos mundiales de fútbol y la olimpíadas. Como se ve, las tres poderosas organizaciones tienen su sede en Suiza, un país que se ha hecho famoso por la punterías de Guillermo Tell, la precisión de sus relojes y su religiosa devoción por el secreto bancario. Casualmente, las tres tienen un extraordinario sentido del pudor en todo lo que se refiere al dinero que pasa por sus manos y al que en sus manos queda.

La ISL Marketing posee, al menos hasta fin de siglo, los derechos exclusivos de venta de la publicidad en los estadios, los filmes y videocasetes, las insignias, banderines y mascotas de las competencias internacionales. Este negocio pertenece a los herederos de Adolph Dassler, el fundador de la empresa Adidas, hermano y enemigo del fundador de la competidora Puma. Cuando otorgaron el monopolio de esos derechos a la familia Dassler, Havelange y Samaranch estaban ejerciendo el noble deber de la gratitud. La empresa Adidas, la mayor fabricante de artículos deportivos en el mundo, había contribuido muy generosamente a edificarles el poder. En 1990, los Dassler vendieron Adidas al empresario francés Bernard Tapie, pero se quedaron con la ISL, que la familia sigue controlando en sociedad con la agencia publicitaria japonesa Dentsu.

El poder sobre el deporte mundial no es moco de pavo. A fines de 1994, hablando en Nueva York ante un círculo de hombres de negocios, Havelange confesó algunos números, lo que en él no es nada frecuente:

-Puedo afirmar que el movimiento financiero del fútbol en el mundo alcanza, anualmente, la suma de 225 mil millones de dólares.

Y se vanaglorió comparando esa fortuna con los 136 mil millones de dólares facturados en 1993 por la General Motors, que figura a la cabeza de las mayores corporaciones multinacionales.

En ese mismo discurso, Havelange advirtió que "el fútbol es un producto comercial que debe venderse lo más sabiamente posible", y recordó la ley primera de la sabiduría en el mundo contemporáneo:

-Hay que tener mucho cuidado con el envoltorio.

La venta de los derechos para televisión es la veta que más rinde, dentro de la pródiga mina de las competencias internacionales, y la FIFA y el Comité Olímpico Internacional reciben la parte del león de lo que paga la pantalla chica. El dinero se ha multiplicado espectacularmente desde que la tele empezó a trasmitir en directo, para todos los países, los torneos mundiales. Las Olimpíadas de Barcelona recibieron de la televisión en 1993, seiscientas treinta veces más dinero que las Olimíadas de Roma en 1960, cuando la transmisión sólo llegaba al ámbito nacional.

Y a la hora de decidir cuáles serán las empresas anunciantes de cada torneo, tanto Havelange y Samaranch como la familia Dassler lo tienen claro: hay que elegir a las que pagan más. La máquina que convierte toda pasión en dinero no puede darse el lujo de promover los productos más sanos y más aconsejables para la vida deportiva: lisa y llanamente se pone siempre al servicio de la mejor oferta, y sólo le interesa saber si Mastercard paga mejor o peor que Visa y si Fujifilm pone o no pone sobre la mesa más dinero que Kodak. La Coca-Cola, nutritivo elixir que no puede faltar en el cuerpo de ningún atleta, encabeza siempre la lista. Sus millonarias virtudes la ponen fuera de discusión.

En este fútbol de fin de siglo, tan pendiente del marketing y de los sponsors, nada tiene de sorprendente que algunos de los clubes más importantes de Europa sean empresas que pertenecen a otras empresas. La Juventus de Turín forma parte, como la Fiat, del grupo Agnelli. El Milan integra la constelación de trescientas empresas del grupo Berlusconi. El Parma es de Parmalat. La Sampdoria, del grupo petrolero Mantovani. La Fiorentina, del productor de cine Cecchi Gori. El Olympique de Marsella fue lanzado al primer plano del fútbol europeo cuando se convirtió en una de las empresas de Bernard Tapie, hasta que un escándalo de sobornos arruinó al exitoso empresario. El París Saint-Germain pertenece al Canal Plus de la televisión. La peugeot, sponsor del club Sochaux, es también dueña de su estadio. La Philips es la dueña del club holandés PSV de Eindhoven. Se llaman Bayer los dos clubes de la primera división alemana que la empresa financia: el Bayer Leverkusen y el Bayer Uerdingen. El inventor y dueño de las computadoras Astrad es también propietario del club británico Tottenham Hotspur, cuyas acciones se cotizan en bolsa, y el Blackburn Rover pertenece al grupo Walker. En Japón, donde el fútbol profesional tiene poco tiempo de vida, las principales empresas han fundado clubes y han contratado estrellas internacionales, a partir de la certeza de que el fútbol es un idioma universal que puede contribuir a la proyección de sus negocios en el mundo entero. La empresa eléctrica Furukawa fundó el club Nagoya Grampus, que contó en sus filas con el goleador inglés Gary Lineker. El veterano pero siempre brillante Zico jugó para el Kashima, que pertenece al grupo industrial y financiero Sumitomo. Las empresas Mazda, Mitsubishi, Nissan, Panasonic y Japan Airlines también tienen sus propios clubes de fútbol.

El club puede perder dinero, pero este detalle carece de importancia si brinda buena imagen a la constelación de negocios que integra. Por eso la propiedad no es secreta: el fútbol sirve a la publicidad de las empresas y en el mundo no existe un instrumento de mayor alcance popular para las relaciones públicas. Cuando Silvio Berlusconi compró el club Milan, que estaba en bancarrota, inició su nueva era desplegando toda la coreografía de un gran lanzamiento publicitario. Una tarde de 1987, los once jugadores del Milan descendieron lentamente en helicóptero hacia el centro del estadio, mientras en los altavoces cabalgaban las Walkirias de Wagner. Bernard Tapie, otro especialista en su propio protagonismo, solía celebrar las victorias del Olympique con grandes fiestas, fulgurantes de fuegos artificiales y rayos láser, donde trepidaban las mejores bandas de música rock.

El fútbol, fuente de emociones populares, genera fama y poder. Los clubes que tienen cierta autonomía, y que no dependen directamente de otras empresas, están habitualmente dirigidos por opacos hombres de negocios y políticos de segunda que utilizan el fútbol como una catapulta de prestigio para lanzarse al primer plano de la popularidad. Hay, también, raros casos al revés: hombres que ponen su bien ganada fama al servicio del fútbol, como el cantante inglés Elton John, que fue presidente del Watford, el club de sus amores, o el director de cine Francisco Lombardi, que preside el Sporting Cristal de Perú.


Eduardo Galeano
El fútbol a sol y sombra (1995)

domingo, 8 de junio de 2014

Internet como plataforma para la elaboración de textos. Emilia Ferreiro.

Experiencias de elaboración de textos utilizando Internet como plataforma. Los alumnos interactúan con escritores para la elaboración de textos de forma colaborativa...